Mucho se habla del cultivo en colador para acelerar el crecimiento y engrosamiento de nuestros árboles, hoy hablaremos del porqué de esta técnica, en que se basa, cuáles son sus ventajas y desventajas.

¿A qué colador nos referimos? Pues al típico escurridor de verduras de plástico de toda la vida, también los puedes encontrar de diferentes tamaños, colores y formas.

Ya sabemos qué tipo de colador es al que hacemos referencia, ahora lo primero que debemos tener en cuenta es que ninguna técnica ni ningún procedimiento que empleemos en el bonsái es perfecto y tampoco ninguno es la “panacea universal”, pues así como no todos los árboles responden igual, no todos los ambientes son igual de idóneos y nunca nuestros cuidados son iguales, pues se verán siempre influenciados por una serie de variantes como pueden ser:

  • La estación del año en la que nos encontremos.
  • Las temperaturas ambientales y la humedad.
  • Tipo de árbol, ya sea por su variedad o por su formación (plantón, árbol joven o árbol constituido).
  • El tiempo que cada uno le pueda dedicar al cuidado del bonsái.

Es importante siempre hacer alusión a la paciencia del bonsaista. Hay que tener siempre presente que todo lleva su tiempo y no todo es tan rápido como a nosotros nos gustaría.

¿Cuál es el objetivo del cultivo en colador?

El cultivo en colador está indicado para acelerar el crecimiento y engorde de especies lentas en su crecimiento, plantones jóvenes o incluso para ejemplares con un tronco más o menos grueso pero con una copa poco definida. Esto es debido a que con este sistema, el bonsái tendrá más vigor y nos será más fácil el conseguir formar la copa. En ejemplares ya formados o casi formados no se suele utilizar ya que en éstos, el cultivo está indicado a su mantenimiento.

¿Qué conseguiremos cultivando bonsáis en colador?

Con este sistema de cultivo conseguiremos principalmente:

  • Un buen sistema radicular dado que es un recipiente agujereado, la circulación de aire es superior y eso mejora la oxigenación de las raíces al circular con mayor facilidad entre las partículas del sustrato.
  • Se formarán gran cantidad de raíces finas, que al llegar a la pared del colador y entrar en contacto con la luz morirán provocando un crecimiento «hacía atrás» de esas raíces, lo cual evitara que sean largas y se enreden alrededor de la maceta. Estas raíces finas obtenidas (raíces ciliares o de absorción) son las que realmente alimentan al árbol.
  • Las raíces crecerán de forma radial y no vertical. Con el aumento de la cantidad de raíces, será mejor el rendimiento del cepellón, lo cual contribuirá a la buena formación del nebari y se conseguirá mayor conicidad para el tronco además de su engrosamiento. Todas estas condiciones nos llevaran a una parte aérea con mayor desarrollo y vitalidad.
  • El ser un recipiente agujereado evitaremos la acumulación excesiva de agua y como consecuencia, la pudrición de raíces.

¿Qué sustrato utilizo si estoy cultivando en colador?

Si estamos cultivando nuestros bonsáis en colador, lo ideal es un sustrato de granulometría gruesa, que sea drenante e inerte.

Un consejo para este tipo de cultivo es anclar el árbol con alambre igual que en una maceta para que no se mueva y se mantenga firme.

Inconvenientes del cultivo en colador

Al estar las raíces tan expuestas, nuestro el árbol necesitará una vigilancia más constante, pues el calor excesivo podría secarlo mucho y en inviernos muy fríos podría congelarlo.

Si no contamos con buena exposición solar, al ser su crecimiento más rápido puede provocar un importante alargamiento de los entre nudos. En climas muy fríos, donde puedan sucederse constantes heladas, deberemos de proteger el cepellón.

¿Cómo es el riego cuando cultivamos en colador?

Es muy importante tener en cuenta que el sustrato se va a secar mucho más, debido a la aireación que proporcionan los múltiples orificios del colador. Por este motivo los riegos van a tener que ser mucho más frecuentes, sobretodo en la época estival.

¿Cómo debe ser el abonado?

Nuestro sistema de abonado se verá muy influenciado por los múltiples riegos, por lo tanto abonaremos más a menudo, no con mayor cantidad, sobre todo si utilizamos abonos químicos. Si descuidamos el abonado tendremos un claro déficit de sales minerales, lo cual debilitara el árbol.

Y para terminar recuerda, esta forma de cultivo no está indicada para árboles que requieran un sustrato siempre húmedo, pues por la gran aireación del sustrato hace que éste se seque más rápido.

Escrito por Club Amigos del Bonsái Fuenlabrada

EnglishPortugueseSpanish
0
Tu carrito
× ¿Podemos ayudarte?